Seguridad alimentaria
ISO 22000

Esta certificación es un estándar internacional que aúna seguridad alimentaria, con calidad y cumplimento legal. 

 

Reconocida en los mercados internacionales, cada día la certificación de los sistemas de inocuidad de los alimentos es más demandada debido a las numerosas crisis alimentarias, la mayor exigencia legal y el aumento de la sensibilización de los consumidores.

 

Las organizaciones que cuentan con instrumentos para garantizar la seguridad de los alimentos que producen o manipulan, proporcionarán mayor tranquilidad a sus clientes.

FSSC 22000

Desarrollada por la Fundación para la Certificación de la Inocuidad Alimentaria, FSSC 22000 representa un nuevo enfoque a la gestión de riesgos de inocuidad alimentaria en toda la cadena de suministro. FSSC 22000 es un esquema de certificación completo basado en la norma ISO 22000, el sistema internacional de inocuidad alimentaria, combinado con una de las especificaciones técnicas (por ejemplo PAS 220/ISO-TS 22002-1 o PAS 223) y requisitos adicionales de Global Food Safety Initiative (GFSI). 

 

Es aplicable a todos los productos alimenticios, ingredientes alimenticios, y a los fabricantes de materiales de embalaje, independientemente del tamaño, sector, y ubicación geográfica de la organización.

BRC

La Norma BRC es un protocolo Internacional de Seguridad Alimentaria que, junto con IFS, es uno de los estándares de alimentación más reconocidos a nivel mundial.

 

La finalidad del estandar BRC es garantizar que los proveedores de productos alimenticios, sobre todo de cadenas de distribución, cumplen con una serie de requisitos de seguridad alimentaria, que van desde un adecuado APPCC hasta unas instalaciones higiénicamente correctas.

IFS

Es un Protocolo Internacional de Seguridad Alimentaria compuesto por un cuestionario, a través del cual se puede obtener una valoración cuantitativa de la seguridad alimentaria que ofrece una empresa y obtener el certificado IFS.

 

Las más importantes cadenas alimentarias exigen a sus proveedores contar con un sistema IFS certificado. Especialmente si los productos suministrados se destinan a marca blanca de la distribuidora, son perecederos o considerados como vulnerables de contaminación.

APPCC

O Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control. La APPCC sirve para garantizar la seguridad de los consumidores. Todas las organizaciones en las que se manipulen alimentos deben contar con un sistema APPCC.

 

A través del APPCC se determinan los puntos críticos, o fases en las que pueda existir contaminación de los productos, y su modo de control.

 

APPCC aplica a todas las empresas que intervienen en la cadena alimenticia, incluidos piensos compuestos, salvo el productor primario. Es decir, desde industrias agroalimentarias hasta bares y restaurantes, pasando por las tiendas de barrio.

 

Contar con un APPCC completo y eficaz permite conseguir el registro sanitario, o su renovación y sobre todo, garantiza a los clientes y consumidores, que el producto que estamos poniendo en sus manos es seguro y cumple los requisitos legales.